Skip to main content

Full text of "Escuela musical : zarzuela cómica en un acto y en verso"

See other formats


427 5 

BIBLIOTECA LIRICO-DRAMATICA Y TEATRO COMICO 



SCUELA MUSICAL 

ZARZUELA CÓMICA 

EN UN ACTO Y EN VERSO 



ORIGINAL DK 



ENRIQUE PRIETO 



SANTIAGO LOPE 



MADRID 

ARREGUI Y ARUBJ, EDITORES 
Federico da Madruo (antei Greda), 16, b#je 



SGÜELA MUSICA 



ZARZUELA COMICA 



EN UN ACTO Y EN VERSO 



OHÍGINAL DE 



ENRIQUE PRIETO 



MUSICA DE 



SANTIAGO LOPE 



Estrenada en el TEATRO DE APOLO la noche del 7 de 

Abril de 1807* 



MADRID 
B. Velasco, impresor, Marqués de Santa' Ana, 
TfUfotio número fj i 



1897 



REPARTO 



lEBSONAJES ACTORES 

EOSA (aragonesa) Srta. Brú. 

MISS EVA (inglesa) Sra. Pésales. 

DOÑA PEPA Vidal. 

CONSUELO Seta. Pastor. 

SOLEDAD Fernández (A*> 

ELVIRA Palmer. 

ANDEEA . García (A.) 

DON CASTO Se. Rodríguez. 

INOCENTE Mesejo (E.) 

Coro de señoras y comparsas 



iMiiiiwHiimmiiiin inrrm 



ACTO ÚNICO 



Jardín á todo foro. A la derecha, en primer término, un pabellón 
con balcón practicable frente al público y puerta practicable con 
una pequeña escalinata al costado izquierdo. A la izquierda, y en 
primer término también, otro pabellón exactamente igual al de la 
derecha, con una ventana practicable debajo del balcón. Arbustos 
y rosales al fondo. 



ESCENA PBiSflERA 

SOLEDAD, ELVIRA, ANDREA, y CORO DE SEÑORAS. Luego ROSA 

y MISS EVA 

Música 

(Al levantarse el telón se oye dentro el repique de una 
campana, y el Coro de señoras sale corriendo por el 
foro derecha dividido en dos grupos.) 

Unas Qué es lo que sucede 

vamos á indagar, 

porque la campana 

repicando está, 

y eso significa, 

me presumo yo, 

que en el club, amigas, 

algo sucedió. 
Otras Yo en la clase estaba 

cuando la sentí, 

y á saber lo que era 

con afán salí, 

pues, como vosotras, 



674123 



6 



ARREGCJI Y ARUEJ, EDITORES 



quiero 3 r o saber 
qué es lo que motiva 
todo este belén. 
Todas Yo en la presidenta 

con satisfacción 
creo haber notado 
no sé qué emoción, 
pues más que otras veces 
hoy risueña está, 
y eso tiene mucho 
de particular. 
En la secretaria 
nada, en cambio, vi 
pues su j-ostro nada 
deja traslucir; 
pero lo que fuere 
pronto se ha de ver 
si es para nosotras 
cosa de interés. 



Si se trata de perder 
cada cual su libertad, 
yo por mí no he de ceder 
á tan feroz barbaridad. 
Sin pensar en el amor 
que hace tanto padecer, 
y alejada de la corte 

me va bien. 
Harto tiempo allí viví 
y ahora estoy aquí mejor, 
que es el arte para mí 
mi solo afán y mi ilusión. 
De la música no más 
siento el fuego arder aquí, 
y contenta y satisfecha 

vivo así. 
Eso es sólo mi placer, 
.y con ello ansio probar 
que en el mundo la mujer 
puecTe servir para algo más. 



ESCUELA MUSICAL.— ENRIQUE PRIETO 



7 



Si se trata de perder 
cada cual su libertad, etc. 



Mas tengamos discreción, 
que ello se ha de saber, 
hasta entonces chitó n 
y callar y obedecer. 
Grave y seria, á no dudar, 
debe ser la cuestión, 
por lo tanto esperar 
y callar y obedecer. 

Esperar 

y chitón, 

y aguardar 

la ocasión. 



Habí a «I o 



Sol. 

Todas 

Elv. 

Rosa 



Elv. 

Sol. 

Todas 

Sol. 

Elv. 

Rosa 



Sol. 
Elv. 



¿Pero ninguna, de veras, 
sabéis para qué nos llaman? 
¡Ninguna! 

¡Es extraño! 

(Saliendo por el pabellón de la izquierda.) 

Yo 

os lo diré en dos palabras, 
porque ya sabéis que peco 
de lacónica y de clara 
y no echo nunca discursos 
que á nada conducen. 

¡ Vaya! 
Como buena aragonesa. 
¡Eso! 

Al grano. 

Fuera paja. 
Punto en boca y escuchadme, 
sabréis de lo que se trata. 
Pero, ¿dónde está miss Eva? 
¡Es veidad! La secretaria 
aun no ha bajado. 

De fijo 

que no ha oído la campana. 



8 ARREGÜI Y ARÜEJ, EDITORES 



Sol. Oiría sí; pero, amigas, 

es tan calinosa... 
Elv. ¡Y tan pava! 

And. Ahí la tenéis. 

E¡VA (Saliendo por el pabellón de la derecha.) 

Bonas tardes, 

compañeras. 
Sol. Ya te echaba 

de menos la presidenta. 
Eva Mí no haber hecho gran falta, 

porque mí venir volando. 
Elv, (¿Dónde tendrá ésta las alas?) 

Rosa Compañeras: sabéis todas 



que esta sociedad extraña, 
compuesta de viudas jóvenes 
y no feas, á Dios gracias, 
se creó para apartarnos 
de los hombres, que nos tratan 
no muy bien cuando solteras, 
y muy mal cuando casadas. 
Aquí hallaron en el arte 
un refugio nuestras almas, 
que ya en el amor no creen, 
del amor desengañadas, 
y fundamos una escuela 
musical en esta casa 
de Pinto, sin que los hombres 
intervengan para nada, 
salvo los maestros... y esos 
los elegí yo con tanta 
precaución, que no hay peligro 
de que una resbale y caiga. 



Elv. Pues, mira; el joven no es feo. 

Sol. No, no es feo. 

Rosa ¿Cómo? 
Eva ¡Vaya! 

. jEs muy salerroso! 
Rosa ¡Eva! 

¿También tú? 
Elv. Y el otro canta 

que es un primor. 
Sol. ¡Pero es viejo! 

Elv. Según se le mire. 



ESCUELA MUSICAL.- ENRIQUE PRIETO 



g 



Rosa ¡Basta! 

Y dejadme que concluya. 
Aquí, por vuestras palabras, 
y antes por ciertas tristezas 
no muy bien disimuladas, 
he visto claro, muy claro, 
que esta soledad os cansa. 

Elv. No. 

Sol. No tanto. 

Rosa Hipocri tillas, 

¿creéis que á mí se me engaña? 
. Pero he encontrado un recurso 
para calmar vuestras ansias 
y vengarnos de los hombres 
que caerán á nuestras plantas. 

Todas ¿Cuál? ¿Cuál? 

Rosa Dicen los maestros 

que tienen por acabada 
nuestra educación artística; . 
pues, ¿qué nos resta? Explotarla. 
Salgamos de aquí, formando 
una vistosa comparsa... 

Elv. ¡Bravo! 

Sol. Muy bien. 

Eva En seguida. 

Elv. ¿Y á dónde vamos? 

Sol. ¡A Francia! 

Rosa Primero á Madrid. Se acerca 
el Carnaval, y él nos llama. 
Recorreremos sus calles 
al compás de alegre marcha, 
y sus ecos, de seguro, 
á todo el mundo entusiasman. 
Al extranjero en seguida, 
donde al mirar con qué gracia 
nos terciamos el pañuelo, 
y tocamos la guitarra, 
y cantamos por lo jondo, 
y nos damos cuatro palmas, 
no hay cristiano que no diga: 
¡Bien por las mozas de España! 

Eva ¡Olé! 

Elv. ¡Miren la inglesita! 



10 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



Eva ¡Mí ser flamencal 

Elv. (¡Patarra!) 

Sol. ' ¡Una estudiantina! 

Todas ¡Bravo! 

Rosa Lo nuevo siempre hace gracia; 

y á ofrecernos van los mismos 
hombres la mejor venganza, 
que hay qne pagar con desdenes 
los obsequios que nos hagan. 

Eva Yo no ser muy vengativa. 

Rosa Ya lo he conocido... En marcha. 



Cuando termine el ensayo 
se decidirá, sin falta, 
el día de la salida. 
Y hoy con los trajes se ensaya, 
porque todo está previsto 
y ni los trajes nos faltan, 
Conque idos, que el tiempo es oro 
según una inglesa máxima. 
Elv. ¡Viva nuestra presidenta! 

TODAS ¡Viva! (Vanse todas por el foro derecha.) 

Rosa Andad y muchas gracias. 

¿Pero tú no vienes? 
Eva ¡Yes! 
Rosa Entonces, ¿qué haces parada? 

¡Mueve un poco esos pedazos! 

¡Ten más fibra y ten más alma! 
Eva ¡Yes! 

(vase muy despacio por el pabellón de la derecha. 

Rosa Parece un molinillo. 

¡Vamos, de qué buena gana 
la pegaba un bofetón 
para ver si se avispaba! 
¡Y quiere igualarse á mí! 
¡Mire usted que tiene gracia! 

(Vase por el pabellón de la izquierda.) 



ESCUELA MUSICAL.-- ENRIQUE PRIETO 



1] 



ESCENA il 



INOCENTE y CASTO. Los dos con batas y gorros 
InOC. (Dentro, cantando.) 

¡Maresita de mi arma!... 

CASTO (ídem, ídem.) 

¡Vale tu boca un tesoro! 

(inocente y Casto salen cantando y bailando, y de pron- 
to se detienen, riéndose.) 

Inoc. Si no. hay nadie. 

Casto Por si acaso. 

Inoc. ¡Y que no somos graciosos! 

Casto ¡Y flamencos! 

Inoc. ¡Y gateras! 

Casto ¡Y lilas! 

Inoc. ¡Eh, poco á poco! 

Eso no te lo consiento. 
Casto ¿Por qué? 
Inoc. Porque no lo somos. 

Casto Entonces... dos sinvergüenzas, 

como quieras. 
Inoc. ¡No, demonio! 

¡Yo soy profesor de música! 

¡Soy un artista! 
Casto ¡Y yo otro! 

¡Bajo de género chico, 

y cantaor por lo jondo! 

¡Ay!... (Cantando ) 

Inoc '¿Qué habrá dicho Consuelo? 

Casto Y doña Pepa Rebollo, 

mi costilla, ¿qué habrá dicho? 
Inoc ¡Toma, que somos dos monstruos! 
Casto Y tienen razón. 
Inoc Pues claro. 

Casto No le ocurre al más bolonio 

lo que á nosotros. 
Inoc . Así 

nos ha salido el negocio. 

CaSTO (Cogiéndole del brazo le lleva al proscenio, y le dice: 

Me voy á hacer empresario, 
te dije. 



12 



ARKEGUl \ ARUEJ, EDITORES 



Inoc. 

Casto 

Inoc. 

Casto 

Inoc. 

Casto 

Inoc. 

Casto 

Inoc. 

Casto 

Inoc. 

Casto 



Inoc, 
Casto 
Inoc. 
Casto 

Inoc. 



Casto 



Inoc. 

Casto 



Inoc, 



Casto 
Inoc. 



Pues yo soy otro. 
No hay inconveniente alguno. 
¿De dónde? 

De Valdemoro. 
¡Buena ciudad! 

¡Gran teatro! 

Un corral. 

¡Grande y hermoso! 

¿Trabajo? 

Género chico. 
¿Qué compañía? 

Nosotros: 
Consuelito, doña Pepa, 
tú, yo y el perro y el mono. 
Nos pusimos en viaje. ■ 
Llegamos llenos de gozo. 
Dimos la primer función. 
Y me borraron un ojo 
de un patatazo... 

Yo, en cambio.,, 
¡qué éxito! ¡Un éxito loco! 
Me sacó en brazos el público... 
Sí; á la casa de socorro. 
Luego me multó el alcalde, 
por no ser el bajo... «¿Cómo?» 
le contesto. Y él replica, 
viéndote: «El bajo es este otro.» 
Miraba á las estaturas. 
Al cabo tuvimos todos 
que salir de naja... 

Menos 
el infortunado mono, 
á quien con aquella prisa 
nos dejamos en el foro. 
¡Qué habrá sido de él! 

En cambio, 

después hice este negocio 
y no estarás descontento, 
creo yo. 

Ni por asomo. 
Buena cama, rica mesa, 
mucha luz, trabajo poco 
y buenas mujeres. 



ESCUELA MUSICAL. -ENRIQUE PRIETO 13 



Casto ¡Eso! 

Eso es lo mejor de todo. 
Inoc. Llevamos más de dos meses 

en este mágico emporio 

del placer, sin acordarnos 

ni por un momento solo 

de nuestras esposas. 
Casto ¡Bah! 

¿quién piensa en esos fenómenos 

cuando hay aquí cada chica 

que al más cuerdo vuelve loco? 
Inoc. ¡Sobre todo la inglesita! 

¡Qué pies, qué talle y qué ojos! 
Casto ¡Donde está mi aragonesa 

no puede salir el momio 

más que por ella! 
Inoc ¿Y qué tal? 

¿Vas adelantado? 
Casto Poco. 
Inoc. Pues yo, chico, voy al pelo. 
Casto Yo con ella me iba al Polo. 
Inoc. ¡Y si vieras como toca 

el violín! Yo me asombro. 
Casto La mía es más diiectora 

que Mancinelli. 
Inoc. ¿Supongo 

que donde vayan iremos 

con ellas también nosotros? 
Casto Es claro. 
Inoc. Tu Rosa viene. 

(Mirando hacia el pabellón de la izquierda.) 

Casto Bueno, pues déjanos solos. 
Inoc. ¡Yo voy á ver á miss Eva! 

¡Animo! (Vase por el foro derecha.) 

Casto ¡Digo lo propio! 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



ESCENA II! 



CASTO v ROSA 



Música 

CASTO (Saludando á Rosa.) 

Mi señom doña Rosa. 
Eosa Mi estimado profesor. 

Casto Usted siempre tan hermosa. 

Rosa Y usted siempre adulador. 

Casto Es que digo lo que siento. 

Rosa Muchas gracias. 

Casto No hay de qué. 

Yo la abordo en el momento. (Aparte.) 
Rosa Lo que quieres ya lo sé. (Aparte.) 



Casto 

Rosa 

Casto 
Rosa 
Casto 
Rosa 

Casto 

Rosa 

Casio 

Rosa 

Casto 



Tengo que decirla mucho 
y no &é cómo empezar. 
Si eso es cierto, ya le escucho, 
cuanto quiera puede hablar. 
El asunto es grave y serio. 
¿Serio dice? 

¡Serio, si! 
Pues explique ese misterio, 
ya que nadie hay por aquí. 

Diré formal 

mi pretensión. 

Presumo cuál (Aparte.^ 

es su intención. 

Jura que no 

te has de mofar. 

Mofarme yo, 

¿quiere callarV 
Tienes un talle Rosita 
y un pie tan recMquitito 
que si uno el sueño me quita 
por el otro me derrito. 
Dime que no eres ingrata 
y que mi amor no te inquieta 



« 



ESCUELA MUSICAL.-ENRIQUE PRIETO 



que tu desprecio me mata 
y me roba la chaveta. 
Dímelo, gitana, 
dímelo, morena, 
dímelo, tirana, 
dímelo, mi nena. 
Dímelo, divina, 
dímelo, monona, 
dímelo, moni na, 
dímelo y perdona. 
Rosa En- expresarme su cuita 

va muy de prisa, amiguito, 
pues para que yo le admita 
otras pruebas necesito. 
Si mi franqueza le inquieta 
no piense que soy ingrata, 
es que el ser franca me yeta 
y me gusta hablar en plata. 
Sépalo, don Casto, 
sépalo sin pena, 
sépalo y no dude, 
sépalo de veras, 
sépalo y descuide, 
sépalo y no llore, 
sépalo y espere, 
sépalo y perdone. 
Casto Parece mentira, 

bien lo sabe Dios, 
que bables de ese modo 
siendo de Aragón. 
Rosa Soy aragonesa, 

pero de verdad, 
y á franqueza nadie 
me llegó á ganar. 



Venga el guitarrillo, 
vaya el estribillo 
con el cual de gozo 
salta el corazón. 
Que no hay quien jalee 
ni repiquetee 



10 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



como los matracos 
del bajo Aragón. 
Casto ¡Tipi, típi, tí ni 

(imitando la guitarra los dos y muy juntitog.) 

Rosa ¡Tipi, tipi, ton! 



Casto 



Los DOS 

Rosa 
Casto 



Para querer bien á un hombre 

cuando llega la ocasión 

y para bailar la jota 

mi persona está de non. (Rosa baila.) 

¡A y, que piececitos 

tan retechiquitos, 

álzate el refajo 

que no se te ven. 

No des empentones 

que dan tentaciones 

y ya sabes maña 

que eso no está bien! 

¡Tipi, tipi, tín, 

tipi, tipi, ton! 

{ Cuando dos se quieren mucho 



lejos ) 



cuanto más | JV_/JWO í mejor 
( cerca ) J 

porque el estar | «g^*^ 

aviva más el amor. 
¡Tipi, tipi, tín, 
tipi, tipi, tón! 

(Termina el número bailando los dos.) 



Hablado 



Casto 



Rosa 
Casto 



¡Vivan las aragonesas 
de corazón y de aguante!... 
Vales más oro que pesas... 
y debes pesar bastante. 
¿Me ha pesado usted? 

No á fé, 
ni mayormerte hace falta, 
eso es una cosa, que... 
vamos, que á la vista salta. 



ESCUELA MUSICAL. -ENRIQUE PRIETO 



17 



Rosa Recuerde io prometido, 

y lo que cumplir juró. 
Casio ¿Cuál? 

Rosa Que no entre aquí Cupido. 
Casto Bueno; con tal que entre yo. 
Rosa A mí me sirve de escudo 

el recuerdo del pasado. 

Yo soy viuda... 
Casto Y yo soy viudo, 

casamos.... 

Rosa ¡Quiá! No hay estado 

como este; no cabe duda... 
Casto ¡Con qué embajada me sales! 

Yo soy viudo, tu eres viuda, 

tenemos armas iguales, 

y así podremos luchar 

con nobleza en la contienda. 
Rosa Tiene usted mucha trastienda. 
Casio No lo puedo remediar. 

Nadie nos ve, vida mía. 
Rosa Bueno; y si nos viera alguna 

¿qué diría? 
Casto Pues diría 

que tienes mucha fortuna. 

(Contoneándose ridiculamente.) 

Rosa Pues no la quiero tener. 

CASTO ¡Un abrazo! (Va á abrazarla y ella se retira.) 

Rosa ¡En! Más respeto... 

Casto (Haré que me enfado, á ver 

si así consigo mi objeto!) 

¡A} 7 , ingrata aragonesal 

(Con entonación onfálica y cómica, y marcando mu 
cho los consonantes.) 

yo no sé lo que me pasa; 
mas te juro que me pesa 
tener que irme de esta casa, 
ahora que de amor me abraso 
y por tí pierdo el reposo; 
pero tú no me haces caso 
y yo no hago más el oso. 
Como tú comprendes, eso, 
jamás ninguno lo quiso. 
Bueno está roer el hueso, 



18 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



pero algo más es preciso. 

Me iré, aunque luego me pese, 

porque no creas que abuso, 

mas nunca creí que fuese 

tu chirumen tan obtuso, 

ni que te causaran risa 

mis suspiros y promesas; 

pero adiós, que tengo prisa 

y esperándome están esas. 

La hora es de clase y no es cosa 

de que la hora se me pase. 

He dicho. Señora Rosa, 

hasta lliegO, VOy helase. (Vase foro derecha.) 



• ESCENA IV 

ROSA. A poco ANDREA. Luego DOÑA PEPA y CONSUELO 



Rosa Já, já! Se va echando chispas; 

pero he de armarle una buena 
por faltar á lo pactado, 
tras de inferirme la ofensa 
de hacerme de tan mol gusto... 

AND. (Saliendo por el foro izquierda.) 

Señora... 

Rosa ¿Qué ocurre, Andrea? 

And. Dos señoras que ahora acaban 

de llegar, desean verla 

con mucho interés. 
Rosa Que" pasen 

en Seguida. (Vase Andrea.) 

Tal vez quieran 
entrar en la Sociedad: 
y si su intención es esa 
ingresarán. 
Pepa (saliendo ) Suenas tardes, 

MÍSS... (Andrea se va por el foro derecha.) 

Rosa (¡Jesucristo, qué fea!) 

Soy española, señora. 
Pepa Pues lo celebro de veras. 

Rosa (¡La joven es muy simpática!) 



ESCUELA MUSICAL.— ENRIQUE PRIETO 



Í9 



Pepa ¡Vaya si me alegro! Crea, 

señora mía, que siento 
lo que se llama una inmensa 
satisfacción... Nos habían 
dicho que era usted inglesa. 

Rosa No, señora... 

Cons. ¡Ay! 

(Suspirando y como conteniendo el llanto.) 

Pepa Disimula. 
Y yo la decía á ésta: 
¿cómo vamos á entendernos? 
El inglés es una lengua 
que se me resiste: nunca 
aprendí más voces que estas: 
Miste?', yes y weriguell. 

Rosa ¿Y en qué puedo complacerla? 

Pepa En mucho, si á mis preguntas 

contesta usted con franqueza. 

Rosa Esa es mi costumbre siempre, 
porque soy aragonesa. 

Pepa Pues bien, me han dicho que aquí 

hay una Escuela flamenca, 
.■ á la cual no asisten más 
que las señoras que ingresan 
en la Sociedad. 

Rosa Es cierto. 

Pepa ¿Sí? Pues yo quiero ser de esas. 

Es decir, que mi deseo • 
es ingresar en la Escuela, 
y esta pollita también. 

Rosa Lo celebro. 

Pepa Y no se crea 

que no soy flamenca yo; 
que me canto unas rondeñas, 
y unos tangos, y unas cosas 
que dan el opio á cualquiera. 

Cons. U^yO 

Rosa ¿También canta la niña? 

Pepa No, suspira la tontueía. 

(¡Disimula!) Yo, señora, 
ya soy una artista hecha. 

Rosa Ya lo veo. 

Pepa Y en el teatro, 



20 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



que es donde hice mi carrera, 

soy una especialidad. 
Rosa ¿És usté cómica? 
Pepa Y esta. 

Y mi marido. Y el otro. 
Rosa ¿Otro marido? 
Pepa Esta es buena. 

El esposo de esta niña, 

que maneja la vigüela 

de un mcdo... Tal vez usted 

le Conozca, (con intención.) 

Rosa Si dijeran 

cómo se llama. 
Cons. íno... 

Pepa (n iterrnmpiéndola rápidamente.) 

¡Sí! 

Inojoso dfa Calleja. 

Aragonés, no muy grueso 

ni muy alto. 
Rosa (¡Qué sospecha!) 

Pepa Pero un tunante. 

Rosa Pues bueno, 

no le conozco. 
Pepa (Marcado.) ¿De veras? 

(Ya te lo diré yo luego.) 
Rosa Pero es preciso que sepan 

que aquí no entran más que viudas. 
Pepa Por mí, como si lo fuera, 

porque mi esposo no vive 

mas que hasta que yo le vea. 

Ni el de esta tampoco. Conque, 

¿nos admite usté en la Escuela? 
Rosa Veiemos. ¿Ustedes bailan? 

PEPA (Con mpiiez, haciendo señas a Consuelo.) 

Anda, anda. Las peteneras, 

y el fandango, y la cachucha, 

y la jota, y la muñeira. 

Tenemos gran repertorio. 
Rosa Bien, pues desde luego quedan 

admitidas. 
Pepa ¡Ahí Supongo 

que aquí los hombres. . 
Rosa No entran. 



ESCUELA MUSICAL.— ENRIQUE PRIETO 



21 



Pepa ¿Ni los maestros? 

Rosa Eso sí; 

más no bien la noche llega 
pasan al otro edificio 
por una puerta pequeña, 
de la cual guardo la llave, 
y hasta el otro día quedan 
separados los dos cuerpos... 
del edificio. Ahora es fuerza 
que las deje unos momentos, 
que aunque soy la presidenta, 
es indispensable que 
la secretaria lo sepa. 
Pronto vendrán á buscarlas. 

Pepa Hasta después. (¡Buena pécora!) 

Rosa (¡Si es la mujer de don Casto, 
no sabe él la que le espera!) 

(\ T ase por el foro derecha.) 



ESCENA V 

DOÑA PEPA y CONSUELO 

Pepa ¡Infames, canallas, viles! 
¿No lo ves ya claro? 

Cons. ¡Ay! 

Pepa Deja 
los suspiros y las lágrimas, 
y ten alma y entereza. 
¡Habla como yo! 

Cons. (Llorando.) ¿Y qué digo? 

Pepa ¡Maldice tu suerte negra, 

trina, patalea, chilla, 
muerde, sofócate, pega, 
pero no suspires tanto, 
que estás cargante de veras! 
¡No me habían engañado! 
¡Aquí los tunos campean 
por su respeto, y sin duda, 
de enamorados las echan! 
¡Acaso de solteritos! 
¡Jesús: que yo no lo sepa; 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



que no vea al mío así, 
porque me meto en faena, 
y de dos mordiscos ¡ham! 
me le como las orejas! 
¡Fíese usté de los hombres!... 

CONS. (ingenuamente y cesando de llorar.) 

Pero oiga usted, doña Pepa: 

¿usted baila todo eso 

que dijo á la presidenta? 
Pepa ¿Y eso sólo se te ocurre 

en situaciones como esta? 
Cons. ¡Ay! 

Pepa ¿Otra vez los suspiros? 

¡Criatura, me revientas, 

me Consumes, me!... (Se oyen voces dentro.) 

¡Silencio! 

¿No escuchas? ¡Sí; gente llega! 
¡Escondámonos, por Dios, 
que no quiero que nos vean, 
si acaso son nuestros cónyuges!... 
Cojns. ¡Ay! 

Pepa ¡Déjate de pamemas! 

(Entran en el pabellón de la izquierda.) 



ESCENA VI 

INOCENTE, seguí lo de todo el Curo de señoras, por el foro derecha 

Música 

Inoc. ¡Dejadme, voto al chápiro! 

¡Dejadme, por favor! 
Coro Escuche nuestras súplicas, 

querido profesor 
Inoc. J o cierto es que mirándolas, 

uo sé ya qué decir; 
pues todas son guapísimas 
de frente y de perfil. 
Coro (roü cando á laceen te.) 

Somos buenas chicas, 
listas y graciosas, 
y otras muchas cosas 



ESCUELA MUSICAL. -ENRIQUE PRIETO 



23 



que ya sabe usté. 

Y además tenemos, 
si bien nos repara, 
regular la cara, 
pequeñito el pie. t 
Desde que en la clase 
con usted estamos, 
todas solfeamos 

que no cabe más. 

Y en mil ocasiones 
demostrado habernos 
que llevar sabemos 
muy bien el compás. 

(Solfean todas.) 

Mi, re, do, re mi, re, 
etc., etc. 

Inoc. Solfeáis, muchachas, 

á la perfección, 

(Todas bailan.) 

y con gusto veo 
que bailáis mejor. 

(Solfean y bailan.) 

Coro Sol, la, si, do, re, si. 

Ingc. No bailéis ya más! 

Coro Sol, la, si, do, re, si. 

Inoc ¡Que pierdo el compás! 

(inocente baila con Elvira.) 



Coro Hoy en el ensayo 

deben premiar una, 
y si esa fortuna 
la tuviera yo, 
mientras existiera 
lo agradecería 
y no olvidaría 
que usted me premió. 
Ya verá si toco, 
como me poseo, 
ya verá el solfeo, 
ya me oirá cantar. 
Ya verá lucirse 
sin pasar trabajos, 



24 



ARREGUI Y ARÜEJ, EDITORES 



ya verá en los bajos 

COSa Singular. (Solfean todas.) 

Mi, re, do, re, mi, re, 
etc., etc. 

Inoc. Solfeáis, muchachas, 

' á la perfección, (Bailan.) 

y con gusto veo 

que bailáis mejor. 
Coro Sol, la, si, do, re, si. 

(solfeando, bailando y haciendo bailar ¡i Inocente.) 

Inoc. No bailéis ya más. 

Coro . ¡Sol, la, si, do, re, si! 

Inoc. ¡Que pierdo el compás! 

(inocenie baila con Soledad. Termina el número bai- 
lando.) 

Hablado 

Sol . Conque ya lo sabe usté. 

¡No sea usted inflexible! (con coquetería.) 
Inoc. ¿Con vosotras? ¡Imposible! 
Todas ¡Muchas gracias! 
Inoc. ¡No hay de qué! 

IClv. (Acercándose á Inocente y diciéndole con coquetería.) 

Sabe usted bailar al pelo. 

Sol . (Acercándose por otro lado.) 

¡Pero cómo! ¡De verdad! 
Inoc. (¡Dios mío! ¡Mi dignidad 
de profesor por el suelo!) 

TODAS ¡AdiÓsl (Vanse por el foro derecha.) 

Inoc. Que tengáis fortuna. 

La idea en vano acarician: 
' todas el premio codician 

y el premio es solo para. una. 
Para mi inglesa, ¡oh, placer! 
¿Pero dónde se ha metido 
que á la clase no ha asistido? 
Pues yo la tengo que ver. 
La pedi una cita y ella 
al parecer se esquivó, 
porque no me contestó. 
¡Maldigo mi mala estrella! 
¿Deberé el campo dejar 



ESCUELA MUSICAL. -ENRIQUE PRIETO 



y cobardemente huir? 
¡No! Se lo vuelvo á decir. 

(Se oye tocar el violín en el pabellón de la derecha,) 

¿Música? ¿Quién va á cantar?... 



. ESCENA VII 

INOCENTE, luego MJSS EVA 

Música 

(Se oye dentro una melodía de violín ) 

Inoc. Es mi Eva que tocando 

esta el violín. 
Cada nota q\ie de él saca 
me llega aquí. 

(Andante de violín.) 

¡Qué dulzura de instrumento! 

¡Cuando toca me arrebata! 

¡Yo no he visto otro portento! 

¡Va á ser una Sarasata! 

Sal, ¡oh, miss, que yo te juro 

que estoy, miss, por tí penando! 

El que me oiga, de seguro 

cree que á un gato estoy llamando. 

¡Qué melodía! 

¡Qué inspiración! 

¡Qué maestría! 

¡Qué ejecución! 

^Termina de tocar el violín dentro y sale miss Eva con 
un tiempo inglés.) 
EVA. 'Saliendo.) 

Mí estar bien. 
¡Mí tener agilidad 1 

Hoy mí ser 
«quien el premio ganará. 
Inoc. Voy a ver, 

ya que sola se halla aquí, 

si vencer 
su silencio puedo al fin. 

Heme ya 
junto á tí, mi dulce amor. 



26 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



Eva. Osté estar 

más que mocho picarón. 

Inoc. Ese usted 

en tu boca sienta mal. 

Eva. ¿Cómo, pues, 

mí le tiene á osté que hablar? 

Jnoc. De tú no más, 

que el tú es mejor 
siempre que bien 
se quieren dos. 
Deja ese usted 
por tu salud 
y llámame 
desde hoy de tú. 

Eva Si tú querer, 

, y el tú es mecor, 
siempre que bien 
se quieren dos, 
mí así lo hará 
por tu salud, 
y mí dirá 
siempre de tú. 

Inoc. ¡De tú! 

Eva ¡Tú! ¡Tú! 

Inoc. ¡De tú! 

Eva ¡Tú! ¡Tú! 

(Al tiempo inglés.) 

La emoción 

mí no deja respirar. 
Inoc. Tú mi bien, 

mi ilusión desde hoy serás, 
Eva Mí estallar 

de alegría y de plaser. 
Inoc . Y yo estoy 

por bailar el baile inglés. 
Eva ¡Yes! 
Inoc. ¡Yes! 
Eva ¡Yes! 
Inoc. ¡Yes! 

(Terminan bai!t\nd3 e! baile iugiés.) 



ESCUELA MUSICAL.— ENRIQUE PRIETO 



27 



Hablado 



Eva ¿Estar satisfecho? 

Inoc. ¡Yes! ' 

Eva ¿Y con mí siempre estarás? 

Inoc. ¿Siempre así. (Abrazándola.) 
Eva ¿Sí? 
Inoc. Ya verás... 

qué pronto aprendo el inglés. 
Eva Sentir pasión violenta 

en mi corasón sensillo; 

pero el hombre... 
Inoc. ¿Qué? 
Eva Ser pillo, 

Inoc. (¡Mire usté á quién se lo cuenta!) 

Tú pon en mí tu querer. 
Eva Yo creo que no serás 

uno como los demás. 
Inoc. Sí, hija, sí. ¡No lo he de ser! 
Eva ¿También pillo? 

Inoc. ¡Ah! No, eso no, 

soy Inocente de nombre, 

y no hay en el mundo un hombre 

más inocente que yo. 
Eva Mí lo tiene ya resuelto; 

de tí estar*enamorada; 

pero á mí no asustar nada, 

porque dar un cuello vuelto 

si hacer una perrería... 
Inoc. ¿Un cuello vuelto? 
Eva Sí, yo. 

Inoc. No vuelvas más cuellos. 
Eva ¿No? 
Inoc. Porque no hay caso, hija mía. 

Si yo, cuanto más te miro, 

más te quiero y te requiero; 

y si no me amas, me muero, 

ó si no, me pego un tiro. 
Eva ¿En dónde? 

Inoc En cualquiera parte; 

¡vaya una curiosidad! 

Porque te amo de verdad, 



28 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



¿y quién podría no amarte? 

Pronto mi sangre española 

te probará lo que digo. 
Eva ¿Y á la iglesia irás conmigo? 

Inoc. No; á la iglesia vé tú sola. 
Eva ¿Sola á casarme? 

Inoc. jAh, dispensa! 

¿Eáá casarte? ¡Qué tonto! 

Yo creí .. porque tan pronto, 

¿quién piensa en eso? 
Eva Mí piensa. 

Inoc. (jPobrecilla!) 
Eva Así podremo-, 

en paz y en grasia de Dios, 

ir del bracete los dos 

sin que nos a vergon sernos. 

Después, si sigues constante 

y eres un buen maridito... 
Inoc. Tendremos un inglesito. 

Ya la he cogido. ¡Adelante! 
Eva Mí, aunque no sea devota, 

á resar le inclinaré. 
Inoc Bueno, y } T o le enseñaré 

á jugar á la pelota. 
Eva Entonses voy diligente, 

de tu pasión amorosa 

á dar parte á dcña Ro'sa. 
Inoc . Por mí no hay inconveniente. 

Yo también se la daría. 
E,a Mí va á buscarla. 

Inoc. No; espera .. 

(¡La urge!) Ante todo quisiera 

poderte hablar, vida mía, 

á solas y sin temer 

que nos sorprenda ninguna... 

Oye, á la luz de luna 

esta noche. 
Eva ¡Oh, puede ser! 

Inoc ¿De veras? (¡De gozo muero! 

jPor fin pesqué la ocasión!) 
Eva A las nueve en el balcón 

de mi pabellón te espero. 

(Señalando al pabellón de la derecha.) 



ESCUELA MUSICAL. -ENRIQUE PRIETO 29 



Inoc. ¿Y cómo subo hasta allí? 
Eva ¡Oh, subirte no! Hablaremos. 

Incc. (Eso luego lo veremos.) 

¿Pero ya me dejas? 
Eva Sí. 

La presidenta ha llamado 

porque del ensayo es hora. 
Inoc. No, por Dios, miss seductora, 

no te apartes de mi lado 

y deja que del amor 

la copa apure este loco. 

Eva ( ketirándose.) 

Es mecor poquito á poco. 
Inoc. Quiá, no, de un trago es mejor. 

(inocente la quiere abrazar y ella se retira.) 

Eva Quita. 

Incc Escucha, 

Eva Volveré. 

Inoc Sin tí no tengo reposo. 

Eva ¡Rico! 

Inoc. ¡Vida! ' 

Eva ¡Salerroso! 

Inoc. ¡Cielo! 

Eva ¡Adiós! (Echándole un beso con la* mano.) 

Inoc. ¡Gitana! 
Eva ¡Olé! 

(Vnse por el foro derecha.) 

Inoc. (¡Asadura!) ¡Qué bonita 
y vaya un talle chiquito! 
¡Nada, otra vez lo repito! 
¡Me entusiasma esta inglesita! 
Entre tanto, mi mujer 
dirá al ver que yo no voy, 
que soy un tuno y que soy... 
Pero, ¡que le voy á hacer! 
si desde que tengo vida 
llevo aquí por corazón 
un cacho de requesón 
que se derrite en seguida. 
¡Vaya un bocado exquisito 
que la tal inglesa está! 
¿Se lo digo á Casto? ¡Cá! 
Me lo como yo sólito. 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



ESCENA VIII 

INOCENTE y CASTO.— La música empieza á locar piano; al mismo 
tiempo que , dentro se oye una campana. Casto sale, y dirigiéndose 
á Inocente, le da la mano con gravedad cómica - 

Casto ¡Hola, profesor querido! 
Inoc. Adiós, insigne maestro. 
Casto La hora ha llegado. 
Inoc. Ya escucho 

la señal. 

Oasto Pues á su puesto 

cada cual, y sin tardanza 
el ensayo dé~comienzo. 

(Doña Pepa y Consuelo aparecen en la ventaua del 
pabellón de la izquierda.) 

Cons. ¡Son ellos, doña Josefa! 
Pepa Sí, Consuelito, son ellos; 

pero calla, y desde aquí 

lo que van á hacer veremos. 



ESCENA IX 

DICHOS y ROSA, MISS EVA, SOLEDAD, ELVIRA, ANDREA, y com- 
parsas ccn trajes caprichosos 

Música 

Inoc Ya la ceremonia 

va principio á dar. 
Casto Ya los postulantes 

Pueden desfilar. 

(Salen diez postulantes haciendo evoluciones, y de- 
lante uno con un estandarte con un letrero que diga: 
•Escuela musical» ) 

Inoc Tienen las chiquillas 

mucha distinción. 
Casto De seguro todas 

llaman la atención. 

(Sale un grupo de señoras con trajes distintos y to- 
cando las panderas. Al frents sale Rosa.) 



ESCUELA MUSICAL. -ENRIQUE PRIETO 



31 



Panderas (saliendo.) 

Al compás alegre 
de las panderetas, 
en romper la marcha 
somos las primeras. 
Nuestra maestría 
* vale un dineral, 

y en cuanto á elegancia 
ya no cabe más. 
Tras, tras, tras. 

(Tocan las panderas, haciendo una pequeña evolu- 
ción. Se oye un alegro de los violines muy piano, 
como si se oyeran lejos, basta que salen á escena con 
un valiente arrastre de violines. Miss Eva delante.) 

Todos Estas notas, de seguro, 

cautivarán sin remisión, 
porque brotan todas ellas 
con dulce afán del corazón. 

(Terminado este tiempo se oyen las guitarras y ban- 
durrias.) 

Ya de las guitarras 
se oye el dulce son. 
Esa marcha alegra 
nuestro corazón. 

Ti-pi, ti-pi-tón. 

Ti-pi, ti-pi-tón. 

(Sale el grupo de las guitarras y bandurrias.) 

Paso á la gracia 
que viene aquí. 
Valen más oro 
que el Potosí. 
¡Ay qué manitas 
más rebonitas! 
¡salpro! 

Por esa gracia 
me muero. 
¡Olé que sí! 
Estas notas, etc. 
(Termina el número con la evolución general.) 



32 ARREGUI Y ARUEJ, EDIL ORES 



Hablado 

Casto ¡Oh, qué bajos! 

Inoc. ¡Loco estoy? 

Casto ¡Qué bajos! 

Inoc. ¡Esto es sentir! 

Pepa (Verás, si llego á salir, 

que bajo-nazo te doy.) 

Casto Qué afinación. 

Pepa (¡Están buenos!) 

Casto Banda igual no oí jamás. 

Inoc. No haría más la de Más 

en Madrid. 

Casto (¡Ni más ni menos!) 

Rosa Ahora tan sólo nos resta 



tributar nuestros honores 
á tos dignos profesores 
que organizaron la orquesta. 
Pues sin su propia demanda 
y su ayuda poderosa, 
maldita de Dios la cosa 
que valdría nuestra banda. 
La escuela les debe tanto 
que á jurar me atrevería , 
que sin ellos no seria 
lo que es, y lo pruebo al canto. 
¿A quién sino á ellos debéis 
la exquisita afinación 
el gusto y la ejecución 
que sin disputa tenéis? 
Si de mí nació la idea 
¿quién á flote la ha sacada? 
¿Por quiénes habéis logrado 
que vuestra música sea 
en el mundo celebrada? 
Pues por ellos nada más, 
porque sin ellos jamás 
hubiérais logrado nada. 
Todas ¡Bien! 
asto ¡El acto terminó! 

<oc. Marchaos y ya veremos. 



Escuela musical.-énríque prieto 



Casto Justo Luego acordaremos 

quién el premio mereció. 

Rosa De modo que á más tardar... 

Casto Se sale el veinte de aquí. 

Inoc. ¿Y estamos á doce? 
Casto ¡Sil 

Pepa (¡Cielos! ¡Se van á marchar!) 

CASTO (a Rosa aparte.) 

Sal á las nueve al balcón, 
porque te tengo que hablar, 
lio? a (¡Buen jaleo se va á armar! 

Saldré. 

Casto (¡Pesqué la ocasión!) 

Pepa (¿Qué se habrán dicho bajito?) 

INOC. (a msis Eva.) 

¡A las nueve estoy aquí! (sute ai foro.) 
Cons. ¡Se hablan bajo! 
Pepa ¡Ya lo vi! 

CASTO (A Rosa, bajando.) 

¡Adiós, rica! (vase.) 
Inoc. (a miss Eva.) ¡Lucerito! 

(Vase el coro al compás de la música, y Casto ó Ino- 
cente á la cabeza.) 



ESCENA X 

ROSA, MISS EVA. En seguida DOÑA PEPA y CONSUELO 

Rosa ¡Son dos tunos redomados! 

Eva ¡Oh, ser listos! 

Rosa ¡Ya lo creol 

(¡Esta nada ha comprendido!) 
Eva (¡Si supiera que el maestro 

me hace el amor!) 
Pepa (saliendo.) ¿Dónde están 

esos tunos, esos perros? 
Cons. ¡Esos pillos! 
Rosa ¿A qué vienen, 

señoras, tales denuestos? 
Pepa A lo que me da la gana, 

¿sabe usted? 



I 

ARREGUl Y ARUEJ, EDITORES 



Eva (¡Ole, salerro!) 

Rosa Ese lenguaje, señora... 
Pepa Es justamente el que debo 

usar, porque así me agrada. 
Cons. Sí, señora, el que debemos 

emplear. 

Rosa Es muy chocante. 

Pepa Pues no le choque á usted eso, 
que hay cosas que chocan más. 
¡Pne.°, nombre, estaría bueno 
que encima tuviera una 
que callarse! 

Rosa ¡No comprendo! 

Pepa Sepa usted que yo me llamo 
Pepa Rebollo Vencejo, 
y ésta, Consuelo Avetarda... 

Rosa Pues, hija, aquí no tenemos 
cazadores. 

Pepa ¡Ojalá! 

Rosa ¡Eh! ¿Qué dice? 

Pepa Bueno, bueno; 

vamos á lo más urgente. 
Sepan las dos, desde luego, 
que nosotras protestamos 
de lo que aquí se está haciendo. 

Rosa Nada de extraño, señoras, 
pasa en mi casa. 

Pepa No creo 

que ustedes sean culpables, 
porque de sobra sabemos 
los medios á que recurren 
los hombres en casos de estos. 
Pero, inocentes palomas, 
en las garras de los fieros 
gavilanes han caído 
y á ser víctimas van presto 
de su voraz apetito. 

Eva ¿Mí comerme? Mí no quiero. 

Pepa No tengan cuidado alguno. 

Nosotras las salvaremos. 
Rosa Hablen ustedes más claro, 
porque yo no las entiendo. 
¿Quienes son esas palomas? 



ESCUELA MUSICAL. -ENRIQUE PRIETO 



Pepa Ustedes. Y los perversos 
gavilanes, mi marido 
y el de mi amiga Consuelo. 

Rosa ¡Ah, ya! 

Pepa Inocente y don Casto. 

Cons. ¡Dos tunos! 

Pepa ¡Dos matuteros! 

Rosa (¡Lo sabía!) 

Eva ¡Mí estar lela! 

Pepa ¡Y lilas nosotras! 

Cons. ¡Eso! 

Rosa Pero si don Casto dijo 

que él era viudo. 
Pepa ¡Ah, perverso! 

¡Antes ciegues que tal veas! 
Eva ¡Y el otro dcsir soltero! 

Cons. ¡Soltero! ¡Cielo divino! 
Pepa ¿Dónde esíán? Que salgan presto, 

que no puedo contenerme, 

que ya me saltan los nervios, 

y sin reparar en nada 

la emprendo con el primero 

que encuentre al paso. 
Eva ¡Mí no! 

¡Golden! (Preparándose para boxear.) 
PEPA (Empujándola.) 

¡Quite usté de en medio! 

Rosa ¡Serénese usted, señora, 

porque yo en la mano tengo 
la venganza! 

Pepa ¿De verdad? 

Rosa Formalmente lo prometo. 

A nosotras, como á ustedes, 
nos han engañado, y quiero 
que lleven su merecido, 
nuestro honor dejando ileso. 
Las nueve están al caer 
y retirarnos debemos, 
porque ellos no tardarán 
en venir; conque silencio 
y síganme, les diré 
buenamente lo que pienso. 

Pepa Bien, pero... 



36 



ARREGÚI Y ARUEJ, EDITORES 



Rosa Tenga usted calma, 

que no tardará en saberlo. 

(Vanse al pabellón de la izquierda. Empieza á Obi 
recer.) 



cu- 



ESCENA XI 



CASTO, y luego INOCENTE 



CASTO (Saliendo y dirigiéndose ai pabellón de la izquierda.) 

¡Se acerca el dichoso instante! 
La noche su manto tiende, , 
y la tórtola al caer. 

InOC. (Saliendo, sin ver á Casio.) 

Ya son cerca de las nueve, 

y no tardará miss Eva 

en salir. ¡Casto! (viéndole.) 
Casto ¡Inocente! 

(¡Este va á estorbarme ahora!) 
Ixoc . (¿Al que me fastidia éste?) 
Casto Creí que ibas á acostarte. 
Inoc . Es temprano. 
Casto Se comprende. 

Inoc. ¿Y qué vas á hacer? 
Casto Pues, hombre.. 

Inoc. (¡Si yo pudiera cogerle 

las vueltas!...) 
Casto (¡Si yo pudiera 

hacer que de aquí se fuese!...) 
Inoc . ¿Conque has visto los progresos 

que hacen las chicas? 
Casto Sí. (Vete, 

porque me estás estorbando.) 
Inoc. (¡Pero este hombre no lo entiende! 

¡ Yo hago que de aquí se marche!) 

Conque, querido Inocente... 

(Dándole la mano.) 

Inoc. . (¡Se va!) ¡Chico, hasta mañana! 

Casto (¡Gracias á Dios!) Si algo quieres... 

Inoc ¡Nada! 
Casto ¡Abur! 



ESCUELA MUSICAL. -ENRIQUE PRIETO 



37 



I.voc. (¡Bravo!) 

Casto (¡Magnífico!) 

(Los dos s¿ vuelven de espaldas, yendo cada uno por 
su lado al proscenio. Después de una pequeña pausa 
los dos :e vuelven dando muestras de alegría y fro" 
tándose las manos, pero se encuentran de frente y 
quedan sorprendidos.) 

Ínoc. (¡El!) 

Casto (¡Por vida!) 

Inoc. (¡Sandio!) 

Casto (¡Imbécil!) 

Inoc. Voy á mi cuarto. 

Casto Yo al mío. 

(¡Volveré!) (Vase foro derecha.) 

Inoc. (Así que se aleje 

vengo otra vez!) 

(inocente se va por delante del pabellón do la derech ', 
y Casto por delante del de la izquierda.) 
ík>3A (Saliendo,) ¡All, infelices, 

vais á caer en las redes! 



ESCENA XII 

ROSA, DOÑA PEPA, MISS EVA y CONSUELO por el pabellón 

de la izquierda 

Cons . ¿Pero usted juzga oportuno'?... 
Pepa Hija mía, tú no entiendes 

de estas cosas. 
Rosa Es preciso 

representar los papeles 

con mucho fuego, y dejarles, 

si es necesario, que lleguen 

hasta... 
Pepa ¿Cómo? 
Rosa Hasta el balcón, 

que luego... 
Pepa Perfectamente. 
Rosa Pues no perdamos el tiempo 

porque van á dar las nueve 

y acudirán á la cita... 

Miss Eva, Consuelo, ustedes 



38 



ARREGÜI Y ARUEJ, EDITORES 



á aquel pabellón; nosotras, 
doña Pepa, por si vienen, 
en este. 

Pepa Pero, ¿y las chicas? 

Rosa Ya saben perfectamente 

lo que han de hacer. Ten cuidado. 

(A miss Eva.) 

Eva Descuida. 

(Entran en el pabellón de la derecha y se cierra la 
puerta.) 

Pepa En cuanto le pesque, 

le muerdo. 
Rosa ¡Pobre don Casto! 

Más valía que le hubiese 

cogido un toro de Miura. 
Pepa Pero... 

Rosa Silencio, que vienen, 

(Entran en el pabellón de Ja izquierda y se cierra la 
puerta. La escena se queda completamente á obscuras.) 



ESCENA Xíll 

INOCENTE. A poco CASTO 



ÍNOC . (Saliendo por la derecha con una escalera de mano. 

La ocasión hace al ladrón, 
dice un refrán castellano 
que desde niño aprendí, 
y yo á la ocasión me agarro, 
y á la escalera. 

(Coloca la escalera en el balcón.) 
CASTO (Saliendo coa mucho sigilo por la izquierda con otra 

escalera, que coloca en el balcón.) 

¡Magnífico! 
La obscuridad. Solitario 
el jardín... 
Inoc . Si no se ven 

ni los dedos de la mano. 

(Los dos recorren la escena á tientas, hasta, que tro- 
piezan.) 

Casto |Uy! 
Inoc, ¡Ayl 



ESCUÉLA MUSICAL.-ÉNRIQUE GRIETO 



Casto ¡Demonio, aquí hay gente! 

Inoc. Me he lucido, ¡voto al diablo! 

Casto ¿Quién va? 

Inoc. ¿Quién es? 

Los dos ¡Esa voz! 

Casto ¡Si es Inocente! 

Inoc . ¡Si es Casto! 

Casto ¡Chito! 

Inoc. ¡Calla! 

Casto Luego... 

Inoc. ¡Justo! 

Casto Conque... 

Inoc. ¡Digo! 

Casto ¡Tuno! 

Inoc. ¡Largo! 

(Rosa y doña Pepa salen al balcón.) 
PEPA (Desde el balcón.) 

¿Qué es lo que hacen? 
Casto ¿Eh?... 
Inoc. Creí... 
Casto Mira, el tiempo no perdamos 

y arriba. 
Inoc. Tienes razón. 

Casto Cada cual haga el reclamo 

>y á ver si salen las pájaras. 
Inoc. Pues el tiempo no perdamos. 
Casto Tienes razón. 
Pepa Como suba 

lo echo del balcón abajo. 



ESCENA XIV 

DICHOS y el CORO con linternas sordas, que sacarán á su tiempo. 
El coro, dividido en cuatro grupos, salen por detrás de los pabello- 
nes y por los primeros términos 

Música 

Casto Ahora, lucerito, 

vas á oir mi canto. 
Inoc. Cállate, maldito, 

no alborotes tanto. 



40 



ARREGUI V ARUÉJ, EDITORES 



Casto 

Pepa 

Inoc. 

Casto 

Rosa 

Eva 

Coro 

Rosa 

Pepa 

Cons. 

Eva 

Coro 

Casto 

Inoc. 

Casto 



Inoc. 



Casto 



Inoc. 



Los dos 

Coro 

Casto 

Inoc. 

Casto 

Inoc. 
Casto 



j Ay de tí, pobrete, 
como te deslices! 
A este de un cachete 
le hincho las narices. 
Oye al ser amado, 
que viene á cantarte. 
Calla, condenado, 
que van á escucharte. 
Esto es muy gracioso. 
Esto estar bonito. 
¡Cómo hacen el oso! 



¡Chito! 



¡Chito! 



¡Chito! 



PÜn, plin, plill. (imitando ía guitarra.) 

Quisiera que la luna 
brillara un solo instante 
para ver tu semblante, 
deslumbradora hurí. 
También yo, miss, quisiera 
mirar entusiasmado 
tu rostro nacarado, 
tu boca de carmín. 
Las notas delicadas 
que estás, mi vida, oyendo, 
del fondo están saliendo 
de un pobre corazón. 
Por tí, miss seductora, 
acudo enamorado, 
y aunque algo constipado 
entono esta canción. 
Plon, plon, plon, plon. 

(imita un mosconeo.) 

¡Vaya un mosconeo! 

Yo jamás lo oí. 

Eso es que hay mosquitos 

en este jardín. 

Nos han escuchado, 

Con seguridad. 



ESCUELA MUSICAL.-ENRIQUE PRIETO 



41 



Inoc. 

Casto 
Inoc. 



Todas 
Casto 
Inoc. 
Todas 

Los dos 
Todas 



Y nuestras canciones 

quieren corear. 

Al pie de tu ventana 

me tienes, vida niia, 

no amargues mi alegría 

y premia mi pasión. 

Muy pronto entre tus brazos 

Rosita ) i . 

miss Eva | sedu ct°ra, 

tendrás al que te adora 
de todo corazón. 

Espérame, 

que subo ya, 

y lo que soy 

ya tú verás, 

que fe y amor 

te juraré 

si amante tú 

me das tu fe. 
Buen chasco está. 
¡Chitóni 

¡Chitón! 
Hay que apurar 
la situación. 
Hay que observar. 
Van á subir. 
Se van los dos 
á divertir. 

¡Chitón! ¡Silencio! iChitg! 



Hablado 



Inoc. jVaya, arriba y buenas noches! 
Casto Digo lo mismo. 

ROSA (A doña Pepa en el balcón.) 

¡Cuidado, 
que ahora va á empezar lo bueno! 
Eva (a Consuelo saliendo al balcón.) 

¡Ser presiso tener ánimo! 
Inoc. (subi endo muy despacio.) 

A ver si hago volatines. 

CASTO (Subiendo muy despacio y dando un resbalón.) 

Uy, que por poco me caigo! 



42 



ARREGUI Y ARUEJ, EDITORES 



Rosa 

Eva 

Casto 

Inoc. 

Inoc. 

Casto 

Eva 

Rosa 

Inoc. 

Casto 

Pepa 

Cons. 

Rosa 

Eva 

Casto 

Inoc. 



Casto 

Inoc. 

Casto 

Inoc. 

Casto 

Inoc. 

Casto 

Inoc. 

Casto 

Inoc. 

Rosa 

Eva 

Rosa 



(En voz baja.) ¡Casto! 

(ídem.) ¡Inocente! 

¡Oh, fortuna! 

¡Ya subo! 

¡Ya me encaramo! 
¡Pero silencio! 

¡Por Dios! 

¡Nada temas! 

¡No hay cuidado! 
(¡Ya te lo dirán de misas!) 
(¡Vas á llevarte buen chasco!) 
¡Entra! 

(Desaparece del balcón y se queda en él doña Pepa.) 

¡Ven! 

(Desaparece del balcón y queda en él Consuelo.) 
(Besándola la mano á doña Pepa.) 

¡Ay, remonona! 

(ídem a Consuelo. 1 

¡Cielo! 

(Doña Pepa pega un bofetón á Casto, y Consuelo otr® 

á Inocente.) 

¡Demonio! 

¡Canastos! 

¡Qué mogicón! 

¡Qué cachete! 
¿Te has incomodado, acaso, 
porque he subido? 

¿Te enfadas 
porque me encuentre á tu lado? 
¡Ah! ¿Quieres que entre? (¡Esto es hecho!) 
¿Que entre me dices? ¡Volando! 

(Saltando por el balcón y entrando.) 

¿Tendrá igual dicha Inocente? 

(ídem, ídem.) 

¿Si será tan feliz Casto? 

Cayeron en el garlito, (saliendo á escena.) 

(Sale el Coro á escena con las linternas.) 

Ya estar mocho castigados. (Saliendo á escena.) 

(Dentro de los pabellones se oyen los gritos de Casto, 

Inocente, doña Pepa y Consuelo.) 

(Al Coro de señoras.) 

¡ Eh! ¿Qué os decía? 



ESCUELA MUSICAL.-ENRIQUE PRIETO 



Eva 

Pepa 

Cons. 

Pepa 

Rosa 

Eva 

Casto 

I\ t oc. 

Rosa 

Casto 



Rosa 
Grupo 1.° 
Inoc. 



Eva 

Grupo 2.° 
Todas 

Inoc. 

Casto 

Cons. 

Pepa 

Rosa 

Inoc. 

Casto 



Pepa 
Rosa 



¡Infelices! 

(Dentro.) ¡Pillo! 

(ídem.) ¡Tunante! 
(ídem.) ¡Malvado! 
El chasco ha sido mayúsculo. 
¡No estar malo el safarrancho! 

¡Socorro! (Dentro.) 

(ídem.) ¡No hay quien me ampare! 
Retirémonos á un lado. 
Pies, ¿para qué os quiero? 

(Sale con todo el traje descompuesto y quiere huir, pero 
el grupo de Rosa, que está á la derecha, le detiene.) 

¡Atrás! 

(Lo mismo, y le detiene miss Eva y el segundo grupo, 
que están á la izquierda.) 

¡Cualquiera me pesca! 

¡Alto! 



(Riéndose de ellos.) 

¡Buenas noches, aniiguitos! 
¡Aquí todas! 

¡Era un lazo! 

(Que sale y se dirige á Inocente, y le pega.) 

¡Ven aquí, marido sátrapa! 

(ídem á Casto.) 

¡Ya no te me escapas, sátiro! 
Perdón geneial, señoras, 
que ya están bien castigados. 

(Arrodillándose á los pies de Consuelo.) 

No lo volveré á hacer más. 

(Arrodillándose también.) 

(¡Yo no puedo decir tanto, 
porque me conozco!) 

¡Pillo! 

Vamos, quedan perdonados. 

(Al público.) 

Si nos dan estos señores 
su aprobación y un aplauso. 

(Música y telón rápido.) 



FIN 



PUNTOS DE VENTA 

DE LOS EJEMPLARES PERTENECIENTES k ESTA GALERÍA 



MADRID 

Librerías de los Sres. Hijos de Cuesta, Carretas, 9; 
Fernando Fe, Carrera de San Jerónimo, 2; Antonio San 
Martín, Puerta del Sol, 6; M. Murillo, Alcalá, 7; Manuel 
Rosado, Esparteros, 11; Gutenberg, Príncipe, 14; Simón 
y Comp.% Infantas, 18; Viuda de Hernando, Arenal, 11; 
José María Faquineto, Oiivar, 1 1; Miguel Guijarro, Precia- 
dos, 5; Perdiguero, San Martín, 6; Victoriano Suárez, 
Jacometrezo, 72; Sáenz de Jubera, Hermanos, Campo- 
manes, 10. 

Pueden también hacerse los pedidos de ejemplares 
directamente á esta Casa Editorial, acompañando su im- 
porte en letras de fácil cobro, sin cuyo requisito no serán 
servidos. 



PROVINCIAS T ULTRAMAR 

En casa de los representantes de esta Galería. 
Lisboa: Juan M. Valle, Rúa Nova do Carmo, 45 y 47. 
Habana: Sres. Loychate, Saenz y Comp.% Oficios, 19. 
Buenos Aires: Landeira y Comp. a , Libertad, 16.